Para muchas personas, el horario “normal” se reparte en jornadas partidas de lunes a viernes. Pero la realidad es que, por el tipo de servicio que dan, muchas empresas necesitan estar en funcionamiento durante las 24 horas del día y hasta los 7 días de la semana. Son muchas las profesiones que funcionan con turnos rotativos. Podemos encontrar a policías, bomberos, enfermeros, soporte técnico, atención al cliente, hostelería y ocio o instalaciones deportivas, entre otros. En estos casos, se plantean retos tanto para la empresa como para el empleado.

 

Dificultades del trabajo a turnos

El trabajo a turnos plantea situaciones extraordinarias para los empleados. Por ejemplo, cuando hay que cubrir puestos de trabajo de noche o de fin de semana, se puede ver afectada la rutina y la salud del empleado. Por ese motivo, hay que tener en cuenta los descansos suficientes a la hora de realizar los cuadrantes, además de respetar las 12 horas mínimas que establece la ley entre la finalización de una jornada y el comienzo de la siguiente. Se deben encajar las vacaciones y contemplar con alguna persona adicional la posibilidad de que haya alguna baja.

Consejos para hacer turnos rotativos de 8 horas

La organización de los horarios a turnos es muy susceptible de generar discrepancias y conflictos, especialmente en empresas con muchos trabajadores. De ahí que algunas empresas decidan hacer uso de un servicio de outsourcing de recursos humanos, cuando se ven confrontadas a una situación de este tipo.

En cuanto a la elaboración del horario, hay normas que regulan los turnos rotativos. La cuestión más importante, la Ley obliga a que estos turnos se vayan rotando por periodos, especialmente cuando haya turnos de noche, por motivos de salud de los trabajadores.

 

Retos de los turnos rotativos

Se ha de tener en cuenta la nocturnidad porque afecta directamente a la salud del trabajador. Algunos convenios tienen condiciones específicas pero, en la mayoría de los casos, los empleados no realizan más de 2 semanas seguidas en turno de noche.

También hay que tener en cuenta que, al cambiar de turno, se debe evitar un solapamiento tal que impida el descanso. Por ese motivo, en muchos puestos se realizan turnos de mañana, tarde y noche, en ese orden y dando algún día de descanso adicional después de trabajar por la noche, con el objetivo de que el trabajador pueda regular su ritmo circadiano.

Como hemos mencionado, entre el fin de una jornada de trabajo y el inicio de la siguiente deben transcurrir, al menos, 12 horas. Hay casos especiales pero, como norma general, se debe respetar el periodo de descanso para dar tiempo a romper el esfuerzo laboral y tener tiempo libre y de desconexión suficiente. Otra cuestión importante a tener en cuenta son los descansos dentro del turno y la posibilidad disponer de espacios habilitados para los mismos.

Además de las cuestiones de salud y los detalles legales, se presentan otros retos a la hora de elaborar los turnos rotativos de 8 horas. Por ejemplo, se debe tener en cuenta cómo se trabajará los días festivos y los fines de semana. Si un mismo trabajador repite muchos festivos y sus compañeros no, podemos encontrarnos ante un agravio comparativo y generar malestar.

Insistimos en que se debe tener un plan de actuación para cubrir el puesto de algún empleado que esté de baja, quizás implantando un sistema de guardias o retenes combinado con días libres o de disponibilidad.

 

Soluciones para diseñar turnos rotativos

Cuando la empresa con turnos rotativos cuenta con un departamento de recursos humanos, se ve obligada a dedicar mucho tiempo a elaborar cuadrantes y resolver incidencias típicas como conflictos, promociones, vacaciones y bajas. Todo eso hay que sumarlo a las funciones habituales del departamento de RRHH como la gestión de nóminas, la formación, selección de personal, evaluación, despidos, etc.

Hay algunos programas informáticos y CRMs que pueden ayudar en la gestión. No obstante, algunas empresas prefieren externalizar la gestión del departamento de recursos humanos de forma permanente o temporal. Esto aporta muchos beneficios. Por ejemplo, cuando una empresa quiere comenzar con los turnos rotativos de 8 horas por primera vez.

En otros casos, tal vez sea suficiente con contratar un director de recursos humanos para que dirija el departamento y diseñe un plan de trabajo eficaz. Este tipo de directivos están muy bien preparados y tienen experiencia en empresas con diferentes casuísticas.

Para superar las barreras típicas que se presentan al diseñar turnos rotativos, ofrece muchos beneficios contar con la ayuda de servicios externos especializados como el outsourcing.

Share This