Una de las reformas recientes del Código Penal más estrechamente ligada a la empresa, es la que introduce la posibilidad de que las personas jurídicas incurran en responsabilidad penal, hasta entonces, estas responsabilidades se limitaban a las personas físicas. Es en este contexto en el que entra en juego la importancia del Compliance Officer.

 

¿Qué es un Compliance Officer?

La figura del Compliance Officer se traduce como cumplimiento normativo, y se trata, precisamente, de una persona o equipo de trabajo orientado a conseguir que una empresa cumpla con la legalidad establecida, Es el responsable del cumplimiento legal de una empresa. En algunas organizaciones, este papel lo adopta la figura del Secretario General o Secretario General Técnico, que suele asistir habitualmente a los Consejos de Administración.

Este cumplimiento, en ocasiones, puede circunscribirse al ámbito penal. Es frecuente, no obstante, que también pueda extenderse a cualquier tipo de legislación.

En la práctica, cada vez toma más peso la visión que lo amplía al ámbito ético, como favorecedor de una cultura empresarial de cumplimiento de un conjunto de valores previamente establecido. Debe actuar, por tanto, previniendo, detectando y reaccionando ante cualquier ruptura de los valores de la organización.

 

¿Cómo ayuda el Compliance Officer a mi empresa?

Desempeña una tarea fundamental para evitar que la empresa incurra en responsabilidades, especialmente penales. Cumple un papel muy relacionado con la reputación corporativa. Una empresa que cumple con la legalidad es un valor seguro para sus clientes, sus inversores, empleados y todo el conjunto de los shareholders (grupos de interés) relacionados con ella.

El buen desempeño de la función no está limitado a una actividad de control, impide que se produzcan actuaciones irregulares o fraudes desde el inicio de cualquier acción en la empresa, utilizando herramientas de organización, prevención o corrección. Es decir, identifica riesgos y los gestiona, por lo que evita que la empresa se coloque en situaciones que le lleven a recibir sanciones, que pueden ir desde multas hasta el cierre.

 

¿Quién puede ser Compliance Officer?

El perfil de Compliance Officer es el de una persona íntegra, comprometida, con un profundo conocimiento de la legalidad, ascendiente personal y capacidad de liderazgo. Debe ser capaz de convencer sobre la conveniencia de ciertas decisiones al conjunto de profesionales de la empresa. Si desarrolla un plan de prevención de delitos idóneo, pero la plantilla no lo lleva a cabo, la acción fracasará. Por allí, además de su capacidad técnica, sus habilidades de comunicación cobran especial relevancia.

Aunque no es un requisito imprescindible ser licenciado en Derecho, un Compliance Officer, como hemos comentado, sí debe contar con un conocimiento profundo de la normativa aplicable o, en su caso, disponer de un equipo de expertos o poder acceder a él, dotándose de los conocimientos de los que carezca.

Puede ser tanto un experto interno, como externo, una persona que ya forme parte de la plantilla o un nuevo miembro. Lo importante no es su procedencia, si no su adecuación al puesto.

Actualmente, va siendo una figura muy conocida en nuestro país en las organizaciones medianas y grandes. En las pymes es menos conocida, pero su presencia es cada vez mayor, dado el endurecimiento de las normas y el aumento del control sobre las empresas de los últimos años. Como decíamos al principio, la modificación del Código Penal, que ha pasado a reconocer la responsabilidad penal de las personas jurídicas, ha sido determinante.

En conclusión, se trata de una figura muy importante y con gran utilidad para cualquier empresa, desde grandes sociedades hasta pequeños empresarios y puede utilizarse para la gestión tanto de aquellos requisitos obligatorios (los legales), como para imposiciones voluntarias (relacionadas con la ética profesional o con una determinada cultura empresarial que se quiera mantener).

Contar con un equipo de profesionales externos que nos lleve la gestión de recursos humanos de forma externalizada, como el caso de www.adelantta.es nos proporciona los especialistas adecuados para minimizar los riesgos penales por la mala actuación de algún empleado dentro de nuestra empresa. Como hemos dicho, no se trata solo de conocer la legalidad sino de prevenir riesgos y hacerla cumplir.